La girola y el peregrino.

¡ Buenos días a todos! ¿Sabéis que el origen de la girola tiene mucho que ver con nuestros peregrinos?

A continuación os comparto una entrada que vi por redes sociales y que me parece muy interesante. En ella se explica en que consiste esa parte de la iglesia llamada girola, cual es su origen y los distintos tipos que existen.

¡Una cosa más para apuntar en la libreta del viajero curioso!

Las iglesias de pequeño tamaño o rurales generalmente conforman su planta de una única nave sencilla, un ábside sin crucero y una portada sin presencia de torres. Sin embargo, las mayores, sobre todo las de los monasterios o los santuarios visitados por numerosas peregrinaciones, suelen ofrecer un amplio crucero con transepto, prolongadas naves laterales paralelas a la central desembocando y formando la girola. Este espacio se trata de un deambulatorio o nave semicircular que recorre el ábside y la cabecera. Este pasillo permite el paso de los peregrinos a la iglesia sin molestar cuando se esté celebrando un acto. Originalmente a este deambulatorio se accedía por uno de los brazos laterales de la iglesia, ya que como hemos dicho estaba pensado para el movimiento de los peregrinos. Por lo tanto, podemos decír que esta girola fue inventada por y para los peregrinos disfrutaran del templo que les recibía durante su camino.
Durante el románico, el ábside y la girola no estaban separados por un muro ciego, pesado y corpulento, sino por una arquearía que ofrecía conexión y armonía con el resto del conjunto.

Dentro de las iglesias de peregrinaje podemos encontrar tres clases de girolas:
El deambulatorio con capillas radiales en forma de corona.
El deambulatorio sin capillas.
Un último grupo formado por variantes de los dos tipos anteriores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más en: Baúl del Arte (Camino de Santiago en la región francesa)

 

Anuncios