Que la tormenta te coja con los pies en caliente.

Sin título

Los albergues, o alojamientos para los peregrinos en general, son un factor de gran importancia en la vida de los caminos, senderos y rutas. No solo las piedras, las señales, los paisajes, las tradiciones o el patrimonio cultural hacen que una ruta sea posible, sino que el éxito en la mayoría de las ocasiones viene marcado por los alojamientos.

¿Qué opciones barajarías si fueras un peregrino a punto de adentrarse en la aventura?

Como principales prioridades tenemos: comer y dormir. En esta entrada hablaremos de la segunda, los alojamientos a lo largo del Camino Mozárabe de Santiago.

Nuestra ruta, como ya hemos dejado claro en anteriores entradas, es una alternativa al gran y famoso Camino de Santiago. Esto no quiere decir que realizar este itinerario sea menos duro, que existan mas facilidades, que no requiera esfuerzo, ni siquiera que debamos hablar de él en un segundo lugar. Por lo tanto el descanso, o un buen cobijo para un temporal imprevisto, es algo que tiene que estar presente en medio de la naturaleza de nuestro camino.

¡QUÉ LA TORMENTA TE COJA CON LOS PIES EN CALIENTE! Como se suele decir en el sur…

El tipo de alojamiento que encontramos a lo largo de nuestro viaje varía. Se adapta a las diferentes poblaciones geográfica  y las tradiciones de cada lugar. Para dar una visión práctica de lo que hablamos, hemos elegido un alojamiento de cada tramo de la ruta.

El tramo andaluz  está compuesto por albergues, en su mayoría de ente público, y también de hoteles como en el resto de comunidades. Sin embargo, no debemos olvidar que nos encontramos en la tierra de los cortijos y los pueblos de paredes blancas, por tanto, nos topamos con otras alternativas que dotan de singularidad el paso por estas tierras.

Un ejemplo es La Casa de la Mezquita en plena alpujarra almeríense, un edificio construido en el siglo XIX con un estilo neoarabizante que nos traslada a la esencia andalusí. En Córdoba, en la localidad de Luque encontramos el Cortijo Los Llanos con un patio andaluz repleto de olivos y paredes de cal blanca combinadas con azul, el lugar perfecto para desconectar y relajarse al estilo más campestre y pueblerino. La casa rural, o cortijo, La Palmera  en Málaga es un alojamiento situado en un paraje singular a pocos kilómetros del Valle de Guadalhorce.

En la comunidad de Extremadura, se empiezan a observar los cambios entre la provincia de Badajoz, con un estilo más andaluz, y la de Cáceres donde las tierras castellanas ya denotan su influencia en sus construcciones. Nombramos el Albergue de la Estación en la comarca de la Serena, o el Albergue del Embalse de Alcántara en la misma localidad. Ambos se tratan de una estructura de albergue común, pero que el paisaje y entorno es lo que les da la verdadera riqueza, situándolo en medio de la naturaleza, de un embalse o muy cercanos al Puente de Alcántara, estructura romana por excelencia.

A medida que continuamos nuestro camino hacia el norte, traspasando los límites de la comunidad Extremeña hacia Galicia, encontramos albergues como San Salvador de Palazuelo en Zamora, o el albergue de Castro – Dozón en Pontevedra. Estos de mayores dimensiones teniendo en cuenta que nos encontramos en zona donde se fusionan los diferentes caminos alternativos con el Camino de Santiago, por lo tanto la demanda de peregrinos es mayor que en el sur de  nuestra ruta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡ Nos vemos por el camino peregrinos !

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s