La girola y el peregrino.

¡ Buenos días a todos! ¿Sabéis que el origen de la girola tiene mucho que ver con nuestros peregrinos?

A continuación os comparto una entrada que vi por redes sociales y que me parece muy interesante. En ella se explica en que consiste esa parte de la iglesia llamada girola, cual es su origen y los distintos tipos que existen.

¡Una cosa más para apuntar en la libreta del viajero curioso!

Las iglesias de pequeño tamaño o rurales generalmente conforman su planta de una única nave sencilla, un ábside sin crucero y una portada sin presencia de torres. Sin embargo, las mayores, sobre todo las de los monasterios o los santuarios visitados por numerosas peregrinaciones, suelen ofrecer un amplio crucero con transepto, prolongadas naves laterales paralelas a la central desembocando y formando la girola. Este espacio se trata de un deambulatorio o nave semicircular que recorre el ábside y la cabecera. Este pasillo permite el paso de los peregrinos a la iglesia sin molestar cuando se esté celebrando un acto. Originalmente a este deambulatorio se accedía por uno de los brazos laterales de la iglesia, ya que como hemos dicho estaba pensado para el movimiento de los peregrinos. Por lo tanto, podemos decír que esta girola fue inventada por y para los peregrinos disfrutaran del templo que les recibía durante su camino.
Durante el románico, el ábside y la girola no estaban separados por un muro ciego, pesado y corpulento, sino por una arquearía que ofrecía conexión y armonía con el resto del conjunto.

Dentro de las iglesias de peregrinaje podemos encontrar tres clases de girolas:
El deambulatorio con capillas radiales en forma de corona.
El deambulatorio sin capillas.
Un último grupo formado por variantes de los dos tipos anteriores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Más en: Baúl del Arte (Camino de Santiago en la región francesa)

 

El Camino de Santiago por Pamplona

¡Buenos días amigos! ¿Qué tal fue vuestro fin de semana?

En la entrada de hoy queremos mostraros la temática de nuestro blog de una forma diferente con el fin de captar aún más vuestro interés.

Este fin de semana… ¡Nos escapamos a Pamplona! Queríamos conocer que esconde el tramo del Camino de Santiago que trascurre por estas tierras. La experiencia no pudo ser más agradable, pues tuvimos la suerte de ser guiados por una pamplonica enamorada de su tierra y dueña del curioso blog: Pamplona Amurallada (el cual recomiendo visitar si tenéis pensamientos de pisar Pamplona.)

Para narrar la aventura del fin de semana nos pondremos en la piel del peregrino que pisa estas tierras en algún punto de su duro camino.

Visitar Pamplona es:

– Tener la oportunidad de contemplar la fachada del ayuntamiento  que  cada mes de julio da comienzo a las fiestas de San Fermín con su famoso chupinazo.

– Es pasear por las calles, ahora mucho más vacías, que durante los encierros de San Fermín pero con el mismo encanto.

– Es poder fotografiarte en la famosa curva de la Estafeta, donde resbalan los toros y la piel de la gente se eriza de emoción.

– Es poder alojarse en albergues de peregrinos, conocerlos, compartir sus vivencias, y porque no… ¡Practicar el inglés!

– Es adentrarse en la más diversa gastronomía de pintxos por las calles del casco viejo de Pamplona.

– Y por supuesto, es visitar la gran ciudadela que caracteriza esta ciudad. Antigua fortificación militar que en la actualidad garantiza un paseo agradable por su vegetación, su fauna compuesta por aves y ciervos, y tranquilidad del ambiente.

A unos escasos 50 km de la ciudad pamplonesa, encontramos pueblos cuyo encanto patrimonial se encuentra enmarcado en plena naturaleza, es el caso de Eunate y su iglesia de Sta. María de Eunate. También Olite o Puente la Reina son pasos obligatorios para los peregrinos que buscan la aventura y el encanto de su camino. En estos pequeños pueblos del norte, los peregrinos, encontrarán pequeñas iglesias-ermitas de características románicas, castillos góticos o entramados urbanísticos totalmente medievales, a parte de un paraje natural inmejorable.

Todas las palabras o adjetivos que se puedan utilizar para describirlos son pocos, por lo que dejamos a vuestra disposición esta galería de imágenes tomadas el pasado fin de semana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡Deseamos que os gusten, y os animen a visitar Pamplona!

Una novela como guía

Hace ya algún tiempo que oigo como se repite una frase por todos lados en relación a los proyectos culturales;

“Los mejores proyectos culturales son los que surgen fruto de varias visiones disciplinares.”

Pensar en El Camino Mozárabe de Santiago, es pensar en senderismo, en historia, y por supuesto en arte por los numerosos monumentos que se pueden recorren en este sendero.

Pero, ¿sabéis que la literatura también juega un papel imprescindible en esta aventura?

Jesús Sánchez Adalid es un sacerdote católico extremeño y escritor de novelas históricas. Bajo títulos como “El Cautivo”, “Felix de Lusitania” o “La luz del Oriente” deja conocer al mundo su gusto por la historia, a pesar de ser licenciado en derecho por la Universidad de Extremadura.

En este caso me gustaría destacar sus obras “El mozárabe” y “El Camino Mozárabe”. En ellas habla de esa época en la que pervive la comunidad católica mozárabe en la Edad Media, bajo la denominación musulmana. Da a conocer un periodo de la historia que en muchas ocasiones es desconocida u olvidada a la vista del pueblo español.  En estas obras, junto con “Alcazaba”, el autor narra con precisión y realismo la situación de la vida de los mozárabes, cristianos y judíos que convivían bajo la dominación árabe en los años IX y X, y como estaban sometidos a sus creencias.

En “El Camino Mozárabe”, aparte de trama histórica, se pone en conocimiento curiosidades como la batalla  de Simancas, en la cual Abderramán III perdió su preciado ejemplar del Corán, o  la peligrosa misión llevada a cabo por la reina Gotona Núñez. Esta era la viuda del último rey de Gallaecia, la cual arriesgó su vida para rescatar las reliquias del niño Pelayo que reposaban en tierra infiel, algo que muchos habían intentado antes pero ninguno consiguió.

Desde mi punto de vista, son libros que actuarán como la “guía turística o el mapa de carreteras” imprescindible para todo viaje. Historias y tramas que a través de la novela aumentarán en el lector y viajero, las ganas por conocer la ruta y los lugares que la componen, así como reproducir en la imaginación las escenas de estos libros en los escenarios correspondientes.

elcaminodelmozarabe_aux

Portada de la novela “El Camino Mozárabe”de Jesús Sánchez Adalid

¡ESPERO QUE HAYÁIS TENIDO TODOS UN FELIZ DÍA DEL LIBRO!

Que la tormenta te coja con los pies en caliente.

Sin título

Los albergues, o alojamientos para los peregrinos en general, son un factor de gran importancia en la vida de los caminos, senderos y rutas. No solo las piedras, las señales, los paisajes, las tradiciones o el patrimonio cultural hacen que una ruta sea posible, sino que el éxito en la mayoría de las ocasiones viene marcado por los alojamientos.

¿Qué opciones barajarías si fueras un peregrino a punto de adentrarse en la aventura?

Como principales prioridades tenemos: comer y dormir. En esta entrada hablaremos de la segunda, los alojamientos a lo largo del Camino Mozárabe de Santiago.

Nuestra ruta, como ya hemos dejado claro en anteriores entradas, es una alternativa al gran y famoso Camino de Santiago. Esto no quiere decir que realizar este itinerario sea menos duro, que existan mas facilidades, que no requiera esfuerzo, ni siquiera que debamos hablar de él en un segundo lugar. Por lo tanto el descanso, o un buen cobijo para un temporal imprevisto, es algo que tiene que estar presente en medio de la naturaleza de nuestro camino.

¡QUÉ LA TORMENTA TE COJA CON LOS PIES EN CALIENTE! Como se suele decir en el sur…

El tipo de alojamiento que encontramos a lo largo de nuestro viaje varía. Se adapta a las diferentes poblaciones geográfica  y las tradiciones de cada lugar. Para dar una visión práctica de lo que hablamos, hemos elegido un alojamiento de cada tramo de la ruta.

El tramo andaluz  está compuesto por albergues, en su mayoría de ente público, y también de hoteles como en el resto de comunidades. Sin embargo, no debemos olvidar que nos encontramos en la tierra de los cortijos y los pueblos de paredes blancas, por tanto, nos topamos con otras alternativas que dotan de singularidad el paso por estas tierras.

Un ejemplo es La Casa de la Mezquita en plena alpujarra almeríense, un edificio construido en el siglo XIX con un estilo neoarabizante que nos traslada a la esencia andalusí. En Córdoba, en la localidad de Luque encontramos el Cortijo Los Llanos con un patio andaluz repleto de olivos y paredes de cal blanca combinadas con azul, el lugar perfecto para desconectar y relajarse al estilo más campestre y pueblerino. La casa rural, o cortijo, La Palmera  en Málaga es un alojamiento situado en un paraje singular a pocos kilómetros del Valle de Guadalhorce.

En la comunidad de Extremadura, se empiezan a observar los cambios entre la provincia de Badajoz, con un estilo más andaluz, y la de Cáceres donde las tierras castellanas ya denotan su influencia en sus construcciones. Nombramos el Albergue de la Estación en la comarca de la Serena, o el Albergue del Embalse de Alcántara en la misma localidad. Ambos se tratan de una estructura de albergue común, pero que el paisaje y entorno es lo que les da la verdadera riqueza, situándolo en medio de la naturaleza, de un embalse o muy cercanos al Puente de Alcántara, estructura romana por excelencia.

A medida que continuamos nuestro camino hacia el norte, traspasando los límites de la comunidad Extremeña hacia Galicia, encontramos albergues como San Salvador de Palazuelo en Zamora, o el albergue de Castro – Dozón en Pontevedra. Estos de mayores dimensiones teniendo en cuenta que nos encontramos en zona donde se fusionan los diferentes caminos alternativos con el Camino de Santiago, por lo tanto la demanda de peregrinos es mayor que en el sur de  nuestra ruta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

¡ Nos vemos por el camino peregrinos !

Tramo Córdoba – Mérida

Dejando atrás la comunidad andaluza, nos adentramos en la poco conocida Extremadura. Pasamos desde la provincia de Córdoba a la de Badajoz, entrando por el camino que comunica hacia la comarca de la Serena.

Extremadura es territorio muy vinculado con la tradición jacobea, una vez más, porque ha estado sometido a la protección de la Orden de Santiago, y aún en la actualidad conserva muchas fiestas hacia este apóstol y muchos santuarios mantienen su nombre como veremos a continuación. Desde esta comarca continuaremos por la de Lácara y las Vegas Altas hacia Cáceres, pasando por Mérida y siendo acogidos por la calzada romana Vía de la Plata.

en este tramo encontraremos monumentos de interés locales, regionales y nacionales. En el ámbito romano nos encontramos con el teatro romano de Medellín, o la ciudad romana de Augusta Emérita. También cerca de esta ultima las termas romanas de Alange.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

También tendremos la oportunidad de visitar en la ciudad de Mérida el hornito de Santa Eulalia, la iglesia de Trujillanos, etc. En la frontera entre Badajoz y Cáceres, la ciudad de Villanueva de la Serena, donde encontramos una iglesia dedicada a Santiago apóstol y también un monumento a los peregrinos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Tramo Jaén – Córdoba

Jaén es una ciudad, o un punto, estratégico históricamente pues siempre ha sido la frontera entre el reino nazarí y el cristiano. Esta es la explicación a los numerosos sistemas defensivos que nos encontraremos en esta comarca. Son muchos los castillos que componen esta parte de Andalucía, y existen rutas alternativas a la nuestra que recorre los castillos de la comarca de Jaén, y que se puede consultar on-line en Ruta castillos y batallas de Jaén.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este tramo comienza en la Iglesia Catedral de Jaén, la cual pertenece al Renacimiento español, y culmina en Córdoba ciudad.

Si realizamos este tramo podremos disfrutar de patrimonio material sobre todo centrado en la misma ciudad de Jaén, y en los pueblos de Martos y Alcaudete. Recogiendo vestigios de las civilizaciones íberas, romanas y árabes en gran parte. También inmaterial, pues si por algo destaca Jaén es por su aceite y por los oficios de los aceiturenos, los cuales aún hoy día siguen practicando esta labor sin perderse.

También, y derivando del tema anterior, se pueden realizar rutas senderistas por casi toda la provincia. Las cuales permiten al participante conocer los paisajes de olivares y los llanos de Jaén.

 

Tramo Málaga – Córdoba

Siguiendo con nuestros pasos en tierras andaluzas, esta vez partiremos desde Málaga hasta la provincia de Córdoba, punto de unión con el resto de puntos de partida. Este tramo comienza en la ciudad de Málaga, concretamente en la iglesia de Santiago la cual acoge una escultura de dicho apóstol, y finaliza en la ciudad de Lucena, perteneciente a Córdoba.

Durante este recorrido se disfruta en primer lugar de paisajes espectaculares, montañosos, con una morfología digna de ver. En estos paisajes tenemos que enmarcar los conocidos megalíticos de Antequera, donde encontramos el conocido Dólmen del Romeral, el cual tiene la bóveda de aproximación de hilada mejor conservada a nivel nacional.

También un rico patrimonio cultural, por un lado el material constituido por puentes romanos, iglesias de barrocas, palacios renacentistas y conventos del siglo XIX. Por el otro, el inmaterial, donde cada febrero el pueblo de Villanueva de Concepción duplica casi sus habitantes que llegan a visitar el carnaval, los teatros y las actuaciones de comparsas.

 

Tramo Almería – Córdoba

El tramo al que actualmente aludimos en esta entrada, hay que desglosarlo en varios caminos. El primero de ellos sería Almería – Granada, y el segundo Granada- Córdoba.

En el primero de los intervalos, Almería – Granada, partimos desde Santa Fe de Mondújar atravesando los siguientes pueblos hasta llegar a la provincia de Granada: Albolduy, Abla y Huénejar. Son pueblos que a simple vista, por su nombre, ya nos recuerdan la notable huella de colonización musulmana de este territorio.  Estos tramos están separados por senderos entre 15 – 25 kms.

Es un tramo rico en patrimonio monumental, en el podemos visitar el puente de Eiffel, construido por el mismo Alexandre Eiffel en 1893, o el yacimiento arqueológico de los millares, el más antiguo de la Edad de Cobre. O simplemente la belleza en sí de pueblos como el de Alboduy insertos en pleno corazón de la alpujarra almeriense, conquistando los sentidos del peregrino con la mixtura de turismo cultural y los paisajes naturales que le rodean.

001K

Yacimiento arqueológico de los millares (estado actual)

350px-Los_Millares_recreacion_cuadro

Yacimiento arqueológico de los millares (reconstrucción ideal)

AlboloduyPeñóndelMoro

Pueblo de Alboduy

Nacho Ortiz (15)

Puente de hierro de Alexandre Eiffel (1893)

El segundo de los tramos, Granada – Córdoba, recorre pueblos que contienen belleza tanto de patrimonio cultural, como de patrimonio natural. A continuación pasamos a numerarlos: Alquife, Guadix, La Peza y Quéntar, y por supuesto la propia ciudad de Granada.

Los tramos son un poco más extensos que el trayecto anterior, todos ellos con una distancia superior a 20 kms, aunque el máximo tiene 28 kms, siendo este el de La Peza – Quéntar.

En esta parte del camino Mozárabe de Santiago, visitamos baños árabes, ermitas perdidas en medio de las explanadas granadinas, paisajes en medio de la alpujarra de Granada compuestos por varios pueblos, y por supuesto, con la visita a la ciudad de Granada. En esta última podemos visitar la Catedral con los sepulcros de los Reyes Católicos, la Alhambra o el Generalife que caracteriza a la ciudad.  Así como los paisajes de Sierra Nevada presentes tanto en la ciudad como en los pueblos de La Peza o Quéntar por ejemplo. Tendemos a tener una visión de montañas nevadas cuando hablamos de Sierra Nevada, con un tomo de nieve como el que presenta en pleno mes de Diciembre y Enero, pero lo que muchos no saben es que esta sierra goza de singular belleza tanto en invierno como en verano y que las rutas alternativas que ofrece no deja a nadie indiferente.

Relevancia e interés encontramos en la industria alfarera protagonista de la comarca de Guadix. Por lo que podremos estar en contacto con artesanos que aún se dedican a la alfarería en el sur del país. Anualmente contamos con varias ferias dedicadas a este ámbito de la cultura, si el peregrino tiene suerte de coincidir con ellas disfrutará como el que más con las numerosas muestras.

alfareria de granada

Alfarería en Granada

alfareria granada

Feria de Alfarería en Granada

generalife

Generalife de Granada, en la Alhambra

La-Catedral-de-Granada-una-joya-renacentista

Catedral de Granada

sierra nevada senderismo

Paisaje de Sierra Nevada en Primavera

sierra nevada

Paisaje de Sierra Nevada en Invierno

En la siguiente entrada nos centraremos en la provincia de Córdoba, y su encanto cultural.